Acércate a nuestra
Exposición de Instrumentos Históricos:
“Christian González, Luthier & Jorge Montero, Luthier”

Foyer Aula Magna U de Santiago,
desde el 18 al 25 de abril,
18:00 a 20:30 hrs, entrada liberada

Algunos instrumentos de la muestra

Oboe d amore Eichentopf

Oboe stanesby

Oboe d caccia

Oboe anciuti

EXPOSICIÓN

 

La Exposición de instrumentos históricos del FIMA 2018  se concentra este año en instrumentos de viento del Renacimiento y barroco. Nos referimos a la elaboración de modelos de flautas  dulces, flauta traversa y reproducciones históricas de Oboes barrocos que han realizado dos lutieres chilenos  de reconocido prestigio: Jorge Montero y Christian González

Christian González,  Luthier

 

El proyecto de fabricación de flautas traversas nace en Rancagua-Chile en 1997, como iniciativa del flautista Christian González Céspedes. Licenciado en artes con especialidad en flauta traversa en la Universidad de Chile.

La  inquietud se origina ante la capacidad innata de solucionar problemas mecánicos en la construcción de flautas traversas, que unida con sus conocimientos como flautista profesional le posibilitan internarse en la luthería, desarrollando nuevas búsquedas orientadas en la fabricación de instrumentos de reproducción histórica.

La construcción de flautas traversas se llevó a cabo luego de un largo proceso de investigación, pruebas y mejoras sonoras a los instrumentos fabricados. Luego impulsado por otros músicos, quienes aportan con sus inquietudes de tener un instrumento de calidad hecho en Chile, se desarrollan los primeros planos para la construcción de la flauta barroca modelo Grenser; un trabajo que recibe halagos de los más altos exponentes del instrumento de su país y que comienzan a ser reconocidos por el medio internacional.

Paralelamente el proyecto CGC flautas extiende sus líneas de trabajo en la  elaboración de otros modelos de flautas y reproducciones históricas de oboes barrocos.

 

Jorge Montero, Luthier

 

Las maderas toman formas nuevas en las manos de Jorge Montero. Desde ellas surge vida de sonidos y afectos. Trabaja a pulso en su casa de Ñuñoa. Comenzó hace ya tiempo unos 18 años reparando instrumentos andinos folclóricos. “Muy rústicos”, explica. “Luego empecé a fabricar quenas, junto a mi padre”. Todo esto, como un hobby. Hoy construye flautas, es concertista y se desempeña como profesor en la Universidad de Playa Ancha. Insiste en el concepto de sonido. “En el caso de las flautas, hay que construirlo”. Estudios de ingeniería, física, proporción áurea y música respaldan su trabajo. “Hay que saber mucho para construir un buen instrumento”. Puede trabajar en nogal, níspero, acacia y espino, pero dice que para la flauta barroca lo mejor es el boj, que aquí no se encuentra. “Hay muchas cosas que influyen en la sonoridad, en el timbre. Por ejemplo, la estructura molecular, el tipo de fibra”.